Página de estudios y debate sobre geografía, historia, economía, política..

Estudios

Javier Colomo Ugarte

Año 2006-2008

©

PDF

Análisis teórico:

Valor económico universal y productividad. Distribución del valor económico mundial y consumo

 Índice

 

(Apartados elaborados en el año 2006)

1.1 Sobre el concepto del valor económico universal

1.2 Las ventajas en el proceso de producción

1.2.1 Caída de la tasa absoluta de ganancia y necesidad de crecimiento económico

1.2.2 Mejoras en el proceso de producción (productividad técnica)

1.3 Sobre el concepto del valor económico mundial y su distribución

1.4 Velocidad de las reproducciones ampliadas de capital

1.5 La creación de la necesidad como factor de crecimiento económico

1.6 Resumen sobre la estructura de la renta en los países ricos y países pobres

 

(Apartados elaborados en el año 2008)

1.7 Los límites de la creación de la necesidad como factor de crecimiento económico.

1.8 La crisis del modelo económico mundial vigente a comienzos del siglo XXI


 

1.1 Sobre el concepto del valor económico universal

El valor económico universal ha sido objeto de múltiples teorías, Ricardo y Marx, lo atribuían al trabajo humano socialmente útil medido en horas de trabajo, la economía liberal clásica lo atribuye, al valor de los productos y servicios puestos en el mercado, en función de lo que otros estén dispuesto a pagar por ellas, estando regulado el precio por la competencia de las distintas ofertas existentes en el mercado, precio, que nunca puede estar por debajo de los costes de producción, es decir, lo que al empresario le cuesta producir el producto.

La diferencia entre ambas interpretaciones está en: que la primera, pretende establecer el valor universal de las mercancías sujeto a una categoría absoluta, el trabajo humano, visto en negativo si no hay trabajo no existe producción por lo tanto no hay valor económico; en la segunda interpretación, el valor es una categoría relativa, determinada por la ley de la oferta y la demanda,  en la que el valor del trabajo está también regida por esa ley.

En este estudio, se explicita una interpretación sincrética de estas dos interpretaciones. Se parte de que existe un valor económico absoluto universal, que puede resumirse en el PIB mundial, pero éste valor universal, no es igual a la suma de horas de trabajo mundiales sino que el valor económico universal radica en la productividad técnica, es decir: en la capacidad técnica mundial combinada con la fuerza de trabajo humana para convertir la energía en trabajo productivo destinado a producir mercancías y servicios socialmente necesarios y susceptibles de ser solventemente demandados para su adquisición y consumo; de esta manera un país con menos horas de trabajo humano y más productividad técnica genera más valor económico que otro con más horas de trabajo humano y menos productividad técnica. Teniendo en cuenta este principio, el valor económico absoluto universal cambia con el paso del tiempo, al optimizarse la conversión de energía en trabajo. Si imaginamos un mundo totalmente automatizado para obtener el valor económico universal no sería necesaria la fuerza laboral humana.

Según este concepto del valor, la ventaja esta siempre del país con mayor capacidad de optimizar la productividad, es decir de liderar la innovación técnica para la mejora de la conversión de la energía en trabajo. Por ejemplo, en el mundo agrario, la invención de las sembradoras y cosechadoras de cereal permitió liberar mano de obra para otros menesteres, mientras que en los países que carecían de esta tecnología la mayoría de la población debía seguir aferrada al mundo rural. En el intercambio de mercancías, al estar los productos basados en diferentes productividades entre países en la conversión de energía en trabajo, los que carecían de las tecnologías más productivas debían abaratar sus sueldos (productividad económica) para compensar la productividad técnica, es decir, y poder competir en el mercado nacional o internacional.

El concepto del valor económico, basado en la ley de la oferta y la demanda, si bien expresa el valor universal de las mercancías y servicios, no explica las diferencias de productividad, ni la ventaja que ofrece la misma en el intercambio de mercancías y servicios entre ámbitos económicos con diferentes niveles de productividad técnica. La ley de la oferta y la demanda, lo que define en realidad es la distribución universal del valor, que efectivamente es igual al valor económico universal, pero si pretendemos responder a la pregunta: ¿por qué una parte importante del valor mundial se concentra en la compra de automóviles, y no por ejemplo en la creación en infraestructuras en los países pobres?, nos encontramos con una respuesta simple porque los primeros tienen poder adquisitivo para comprar automóviles, mientras que los segundos, carecen de ese poder para construir infraestructuras.

Luego se debe distinguir entre:

1. La categoría absoluta del valor universal, es decir, la productividad, que es igual a la capacidad de optimizar la energía en trabajo para producir mercancías y servicios y que ha propiciado “las ventajas en el proceso de producción”.

2. Como se conforma la oferta productiva de ese valor universal absoluto, que esta en función de la demanda en base al poder adquisitivo de los sujetos demandantes, y que ha venido determinada por la ventaja histórica que han tenido los países que antes comenzaron el camino de la innovación para la optimización de la conversión de la energía en trabajo para la producción de mercancías y servicios; lo que ha permitido concentrar el valor económico absoluto mundial en unos pocos países, generando una demanda solvente concentrada en los mismos y que es la que determina la producción mundial.

En este capítulo se aplican estos conceptos teóricos del valor económico universal al desarrollo capitalista, tomando, de entre las diferentes concepciones para definir la “Composición orgánica del Capital”, la desarrollada por: Javier Peinado Martínez, José Mª Vidal Villa y otros (1995), en el libro Economía Mundial (1995), basados en los postulados de Karl Marx, y que se irán explicando en las notas al pie de página:

1. Capital constante (c): Está formado por los medios de producción (máquinas energía, materias primas, instalaciones, suelo, edificios etc.).

2. Capital variable (v): Es el capital destinado a comprar la fuerza humana de trabajo.

3 Coste de producción (Cp): es la suma de estos dos capitales (c) + (v)

4. Plusvalía (pl): es el beneficio del capitalista

5. Precio de producción (Pp): es la suma de (c) + (v)+ (pl)

 

1.2 Las ventajas en el proceso de producción

La mejora de los procesos productivos se basa, pues, en el principio de producir progresivamente a menor coste y con mejor calidad y sofisticación de los productos ofertados. Cuando una empresa o país consigue una mejora de esta naturaleza, obtiene una ventaja comparativa con el resto, lo que le permite ganar más cuota de mercado. Esta situación lleva al resto de capitalistas a introducir mejoras productivas para no perder posiciones en el mercado. Pero esta situación podía llevar a que constantemente dos capitalistas se estuvieran disputando siempre el mismo mercado, sin que hubiera crecimiento, la cuestión está en que en cada mejora de la productividad, la inversión para producir la misma cantidad de productos de características iguales disminuye. Y, como la inversión por producto es menor la ganancia absoluta con la venta del mismo número de productos también es menor. Para recuperar esta ganancia absoluta el empresario debe producir más cantidad de productos.

 

1.2.1 Caída de la tasa absoluta de ganancia y necesidad de crecimiento económico

Por ejemplo, en un producto, al que denominaremos “A”, si los costes de producción por producto son de 100$ y la Tasa Media de Ganancia[1] del mercado por cada 100$ invertidos es del 10% el precio de producción calculado por el capitalista será de 110$, la ganancia relativa respecto de la inversión será la del mercado el 10% y la ganancia absoluta será de 10$. Con la mejora del proceso productivo los costes de producción por producto pasan a ser de 90$, en un primer momento el empresario puede conseguir una ganancia por producto de 110$-90$= 20$, lo que haría una ganancia relativa del 22% pero pronto la competencia obligará a reducir la ganancia relativa por cantidad invertida a la tasa media de ganancia del mercado del 10%, entonces la ganancia relativa será del 10% pero la ganancia absoluta por producto será de 9$. Para recuperar la diferencia hasta 10$ deberá producir el equivalente 10/9=1,1 productos.

Por otra parte, de nuevo, para hacer rentable la ganancia, se cual fuere, precisa ser reinvertida, ello implica la reproducción ampliada de capital[2] en forma de capital productivo, esto es, en medios de producción y mano de obra, de nuevo esta inversión va ha suponer una mejora en la productividad, y por lo tanto una disminución de los costes de inversión por producto y la necesidad de ampliar la cuota de mercado. De esta manera el funcionamiento capitalista tiene la cualidad de la mejora continua de los productos, los procesos productivos y del crecimiento continuo.

Es decir, que en cada mejora de la productividad el capitalista tiene que incrementar su cuota de mercado, en el caso de que el mercado no crezca el capitalista ira restando cuota de mercado a la competencia hasta, sí es posible, hacerse con todo el mercado, dando lugar al monopolio. Cuando se da está situación el capitalista debe mantener su mercado, y el crecimiento se ralentiza y las innovaciones técnicas también. (Esta es la situación de algunas empresas estatales en régimen de monopolio particularmente en los antiguos países socialistas)[3].

En este proceso, de nuevo, hay que diferenciar entre la productividad técnico – económica de la meramente económica. La primera se fundamenta en que las ventajas productivas se obtienen básicamente por la innovación científico – técnica y las mejoras en la organización del trabajo basada en el principio de autoresponsabilidad del trabajador en el proceso productivo, que permiten una transformación de la energía en trabajo socialmente útil optima en el estadio más avanzado de la implementación científico – técnica, y en el modelo de organización del trabajo.

En las reproducciones ampliadas de capital, para ganar en competitividad, las mejoras de productividad se realizan principalmente por mejoras técnicas en medios de producción y en la organización del trabajo, ello provoca una tendencia a reducir la relación entre medios de producción y mano de obra, es decir, que en general se produce una mayor inversión relativa en medios de producción produciéndose un cambio continuo en la relación orgánica del capital. La reproducción ampliada de capital, introduce, pues, una constante, la relación inversa entre el incremento del capital constante[4] y la disminución del esfuerzo humano necesario. Si no cambia el ritmo de trabajo y el precio de la hora de trabajo, en la reproducción ampliada de capital, se cumple la condición de que el incremento de capital constante es igual a la disminución relativa de capital variable[5].

Esta relación determina la ventaja en dos ámbitos de producción con procesos productivos diferentes en productividad.

 

1.2.2 Mejoras en el proceso de producción (productividad técnica)

Con el fin de desarrollar matemáticamente este concepto de ámbitos de desarrollo productivo desigual, se han formulado diversas situaciones que a modo de ejemplos ilustran este concepto[6]. A continuación, se puede ver la evolución de dos ámbitos de producción con puntos de partida iguales y reproducción ampliada de capital en uno, y en otro no.

Ámbitos “A” y “B”. Punto de partida, ámbitos y estadios de producción “A” y “B” equivalentes

(A = Desarrollado; B = No desarrollado)

 

En los dos ámbitos de producción: “A” y “B”, se parte de un estadio de producción similar, reflejado en la posición teórica 1-A y 1-B y comparte un mismo mercado de 4.800 productos con 2.400 productos cada uno. En los dos ámbitos el capital constante (c) es de 600$, el capital variable (v) de 400$ equivalente a 400 horas de trabajo (Ht) por 8$ hora. Ello supone unos costes de producción de (c + v) = 1.000$. La tasa de plusvalía[7] (pl’) obtenida respecto del capital variable es del 50% que equivale a (pl/v)= 200$. Siendo por tanto el precio de producción (Pp) de (c + v + pl) = 1.200$[8]. La producción de mercancías (M) es de 2.400 por ámbito de producción, lo que da como resultado un precio por producto de Pp/ M = 0.50$.

 

Capital Constante

 

 

($)

Capital Variable

 

 

($)

Costes Producción

 

 

($)

Plusvalía

 

 

 

($)

Precio producción

(Pp)

 

($)

Demanda productos

Valor por producto (Vp)

 

 ($)

Precio mercado

(Pm)

 

 ($)

Valor / hora

trabajo

 

 

($)

Horas de trabajo

Tasa plusvalía

(pl')

 

(%)

Compo-sición orgánica capital (c') (%)

Tasa ganancia

(g')

 

(%)

Coste producción/ producto

 

($)

Produc- tividad

 

 

(Pd)

c

v

c+v

pl

c+v+pl

M

Pp/M

M*Vp

Vb

Ht

pl/v =

c/c+v =

pl/c+v =

c+v/M =

M/Ht

ÁMBITO A: Posición 1A.

600

400

1.000

200

1.200

2.400

0,50

1.200

8

50

50%

60%

20%

0,42

48

ÁMBITO B: Posición 1B.

600

400

1.000

200

1.200

2.400

0,50

1.200

8

50

50%

60%

20%

0,42

48

 

 

 

Total productos:

4.800

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El precio del mercado[9] (Pm) en el ejemplo, es igual al precio de producción. (Es decir los capitalistas ganan en el mercado en los dos ámbitos de producción lo que tienen previsto). La composición orgánica de capital[10] es del (c/c+v)= 60%, todo ello ofrece una tasa media de ganancia[11] del (pl/c+v) = 20%. El coste de producción por producto[12] es de (c + v / M )= 0.42$. La productividad (Pd)[13] en la ratio de productos por hora de trabajo es de (M/Ht) = 48.

 

Reproducción ampliada de capital y proceso de recuperación del precio del mercado incrementando la producción un 11,1%

En el ámbito “A”, (posición teórica 2-A), se realiza la reproducción ampliada de capital. El capital constante se incrementa en un 20% equivalente a 120$, el variable disminuye en una relación de 1 a 2, un 40% equivalente a 160$, es decir la renovación tecnológica permite reducir 2$ en capital variable por cada 1$ invertido en capital constante. Tras esta reproducción ampliada de capital, en el ámbito “A”, para producir las 2.400 mercancías manteniendo constante la misma tasa de plusvalía del 50% solamente se precisa de un precio de producción de 1.080$ lo que permite reducir el precio de cada mercancía de 0,50$ a 0,45$. El número de horas de trabajo humano necesarias, manteniendo constante el precio de la hora en 8$, se reduce de 50 a 30. El resultado es que la composición orgánica de capital varia siendo del 75%, el coste de producción por producto se sitúa en 0,40$ y el número de productos por hora de trabajo se incrementa de 48 a 80. Al disminuir el valor del capital variable respecto del capital constante, en la producción de los 2.400 productos, el valor absoluto de la plusvalía disminuye de 200 a 120, y por lo tanto, la tasa media de ganancia desciende del 20% al: (pl/c+v) = 13%. En esta situación los capitalistas de este ámbito de producción no parece que han obtenido muchas ventajas pues el beneficio tanto relativo como absoluto ha disminuido. Pero lo que han obtenido ha sido una ventaja relativa muy importante respecto de los capitalistas del ámbito B, y esta es un incremento del número de mercancías por hora de trabajo lo que determina un menor precio de producción por producto.

 

Capital Constante

 

 

($)

Capital Variable

 

 

($)

Costes Producción

 

 

($)

Plusvalía

 

 

 

($)

Precio producción

(Pp)

 

($)

Demanda productos

Valor por producto (Vp)

 

 ($)

Precio mercado

(Pm)

 

 ($)

Valor / hora

trabajo

 

 

($)

Horas de trabajo

Tasa plusvalía

(pl')

 

(%)

Compo-sición orgánica capital (c') (%)

Tasa ganancia

(g')

 

 (%)

Coste producción/ producto

 

 ($)

Produc- tividad

 

 

(Pd)

c

v

c+v

pl

c+v+pl

M

Pp/M

M*Vp

Vb

Ht

pl/v =

c/c+v =

pl/c+v =

c+v/M =

M/Ht

ÁMBITO A: Posición 2 A. Reproducción ampliada de capital para la misma producción de la posición 1A (cambio de estadio de producción)

+ c

-v

Relación 1 a 2.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20

40

%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

120

160

$

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

720

240

960

120

1.080

2.400

0,45

1.080

8

30

50%

75%

13%

0,40

80

ÁMBITO B: Posición 2 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital para la misma producción (sin cambio de estadio de producción)

600

400

1.000

80

1080

2400

0,45

1.080

8

50

20%

60%

8%

0,42

48

ÁMBITO B: Posición 3 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital para la misma producción y la misma tasa ganancia del ámbito A.  (2A)

600

355

955

125

1.080

2.400

0,45

1.080

7,1

50

35%

63%

13%

0,40

48

Crecimiento

ÁMBITO A: Posición 3A. Reproducción ampliada de capital para el mismo precio de mercado de la posición 1A (cambio de estadio de producción)

800

267

1.067

133

1.200

2.667

0,45

1.200

8

33

50%

75%

13%

0,40

80

Incremento de producción:

11,1%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÁMBITO B: Posición 4 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital. Reducción de producción y la misma tasa ganancia del ámbito A (3A)

533

316

849

111

960

2.133

0,45

960

7,1

44

35%

63%

13%

0,40

48

 

 

 

Total productos:

4800

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el ámbito “B”, (posición 2-B) si quieren competir deben ajustar su precio de producción, pero como no ha habido renovación tecnológica, precisan de las mismas horas de trabajo para el tipo de tecnología. Si no se toca el precio de la hora de trabajo, la consecuencia es una mayor disminución de la plusvalía que en el ámbito “A”, de 200 a 80, ello provoca, que la tasa de plusvalía y la tasa de ganancia desciendan en mayor medida que en el ámbito “A”.

Para compensar esta pérdida diferencial en el ámbito “B” (posición 3-B) pasa a recuperar la tasa de ganancia equivalente a la del ámbito “A” (posición 2-A), es decir del 13%, para ello precisa disminuir el precio de la hora. De 8$ a 7,1$, pero la tasa de plusvalía sigue por debajo del ámbito “A”: 50% para el ámbito “A”; 35% para el ámbito “B”.

La reacción del modelo productivo del ámbito “A” (posición 3-A) no se hace esperar, como dispone de un sistema productivo más eficiente incrementa su oferta de productos equivalente a la recuperación del precio de producción del estadio 1-A, es decir 1.200$, para ello precisa producir con el nuevo precio por producto de 0,45$ 2.667 mercancías (11.1% más de la producción anterior). Ello obliga a realizar una mayor inversión en capital constante, y también en la proporción establecida en el nuevo paradigma tecnológico en capital variable, al mantener constante el precio de la hora el número de horas de trabajo debe ser de 33. Con ello recupera el precio de producción anterior a la reproducción ampliada de capital de 1.200$.

La situación generada en el ámbito “B” (posición 4-B) se deteriora como consecuencia de la pérdida de la cuota de mercado que pasa de 2.400 a 2.133 productos ello ocasiona también una reducción del valor obtenido en el mercado.

En este cambio experimentado en la relación entre los dos ámbitos de producción, las diferencias más significativas son:

 - El ámbito “A”, ha pasado a tener la iniciativa económica al haber desarrollado un sistema de producción más competitivo. Lo que le permite determinar siempre los precios de producción en condiciones más ventajosas de beneficio que en el sistema productivo del ámbito B. Asimismo El ámbito “A”, esta obligado a un crecimiento de su cuota de mercado para recuperar  o superar los beneficios del estadio precedente.

- El ámbito “B”, ha perdido la iniciativa económica, y su competencia con el ámbito “A” solamente se puede equiparar a la tasa de ganancia del ámbito “A” disminuyendo el salario /hora, o sus beneficios.

 

Reproducción ampliada de capital y proceso de recuperación del precio del mercado y de la tasa de ganancia incrementando la producción un 4,2%

Pero en el nuevo paradigma tecnológico surgido de la reproducción ampliada de capital, en el ámbito “A”, sea cual sea la producción, no puede hacer cambiar el descenso relativo de la tasa de ganancia que ha pasado de ser en origen del 20%, al 13%. Para recuperar la tasa de ganancia del 20% (porcentaje de beneficio por capital total invertido) deberá incrementar la  tasa de plusvalía del 50% (de la posición 1-A) al 80%, (es decir, que la caída de la tasa media de ganancia solamente se puede compensar incrementando la tasa de plusvalía)[14]. Si no varía el precio de la hora, únicamente se puede realizar ajustando el precio de producción a esa tasa de plusvalía del 80%, lo que daría un precio de 0,48$ inferior todavía al inicial de 0,50$.

Pero ahora la ventaja del ámbito “A”, sobre el ámbito “B” es total, puesto que puede ofrecer un precio menor y mantener su tasa de ganancia. La Posición 2-A, comentada anteriormente, cambia al incrementarse la tasa de plusvalía del 50% al 80%, y por lo tanto la tasa media de ganancia se mantiene en el 20%.

 

Capital Constante

 

 

($)

Capital Variable

 

 

($)

Costes Producción

 

 

($)

Plusvalía

 

 

 

($)

Precio producción

(Pp)

 

($)

Demanda productos

Valor por producto (Vp)

 

 ($)

Precio mercado

(Pm)

 

 ($)

Valor / hora

trabajo

 

 

($)

Horas de trabajo

Tasa plusvalía

(pl')

 

(%)

Compo-sición orgánica capital (c') (%)

Tasa ganancia

(g')

 

 (%)

Coste producción/ producto

 

 ($)

Produc- tividad

 

 

(Pd)

c

v

c+v

pl

c+v+pl

M

Pp/M

M*Vp

Vb

Ht

pl/v =

c/c+v =

pl/c+v =

c+v/M =

M/Ht

ÁMBITO A: Posición 2A. Reproducción ampliada de capital para la misma tasa de ganancia y la misma producción de la posición 1A.

720

240

960

192

1.152

2.400

0,48

1.152

8

30

80%

75%

20%

0,40

80

ÁMBITO B: Posición 2 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital para la misma producción (sin cambio de estadio de producción)

600

400

1.000

152

1.152

2.400

0,48

1.152

8

50

38%

60%

15%

0,42

48

ÁMBITO B: Posición 3 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital para la misma producción y la misma tasa ganancia del ámbito A.  (2A)

600

360

960

192

1.152

2.400

0,48

1152

7,2

50

53%

63%

20%

0,40

48

Crecimiento

ÁMBITO A: Posición 3A. Reproducción ampliada de capital para el mismo precio de mercado y la misma tasa de ganancia de la posición 1A

750

250

1.000

200

1.200

2.500

0,48

1.200

8

31

80%

75%

20%

0,40

80

Incremento de producción:

4,2%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÁMBITO B: Posición 4 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital reducción de producción y la misma tasa ganancia del ámbito A (1A)

575

345

920

184

1.104

2.300

0,48

1.104

7,2

48

53%

63%

20%

0,40

48

 

 

 

Total productos:

4.800

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el ámbito “B”, se produce la misma situación relativa que en las posiciones 2-B y 3-B de subordinación del proceso productivo, comentadas anteriormente, debiendo bajar el coste de la hora de trabajo a 7,2$; pero ahora en la posición 3-B la tasa media de ganancia se mantiene en el 20% pues los capitalistas de este ámbito no precisan bajar sus precios de 0,50$ por producto a 0,45$ sin solamente a 0,48$,

La reacción del ámbito “A” más lógica es la de incrementar su producción como mínimo para recuperar el precio de mercado de la posición 1-A, 1.200$ y la tasa de ganancia del 20%. Ahora, como el precio por producto es de 0,48$ solamente precisaría subir hasta 2.500 productos. Con ello habrá recuperado su precio de mercado y su tasa media de ganancia, aunque el número de horas necesarias habrá disminuido del estadio inicial de 50 a 31, ello debido al incremento de la productividad de 48 productos/ hora, a 80. En el ámbito “A”, la ventaja de tener la iniciativa de fijar los precios en condiciones siempre relativamente más ventajosas que en el ámbito “B”, obliga a los capitalistas del ámbito “B” a ajustar siempre su precio a posteriori, ello supone, que en todo momento, la iniciativa en la ampliación de la cuota de mercado la tienen los capitalistas del ámbito “A”.

 

Reproducción ampliada de capital, acaparamiento del precio del mercado y recuperación de la tasa de ganancia incrementando la producción un 75%

Ello, por ejemplo, puede llevar a que el ámbito “A” pase a tener el 75% de la cuota de mercado. En esa situación, los beneficios, del ámbito “A” posición 3-A, serían muy superiores al estadio inicial posición 1-A, pasando de 1.200$ a 2.016$, con una tasa de ganancia del 20% y también se incrementaría el número de horas de trabajo empleadas pasando de 50 a 53.

 

Capital Constante

 

 

($)

Capital Variable

 

 

($)

Costes Producción

 

 

($)

Plusvalía

 

 

 

($)

Precio producción

(Pp)

 

($)

Demanda productos

Valor por producto (Vp)

 

 ($)

Precio mercado

(Pm)

 

 ($)

Valor / hora

trabajo

 

 

($)

Horas de trabajo

Tasa plusvalía

(pl')

 

(%)

Compo-sición orgánica capital (c') (%)

Tasa ganancia

(g')

 

 (%)

Coste producción/ producto

 

 ($)

Produc- tividad

 

 

(Pd)

c

v

c+v

pl

c+v+pl

M

Pp/M

M*Vp

Vb

Ht

pl/v =

c/c+v =

pl/c+v =

c+v/M =

M/Ht

Crecimiento

ÁMBITO A: Posición 3A. Reproducción ampliada de capital ampliando el precio de mercado y la misma tasa de ganancia de la posición 1A

1.260

420

1.680

336

2.016

4.200

0,48

2.016

8

53

80%

75%

20%

0,40

80

Incremento de producción:

75%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÁMBITO B: Posición 4 B. Competencia sin reproducción ampliada de capital, reducción de producción y la misma tasa ganancia del ámbito A (1A)

150

90

240

48

288

600

0,48

288

7,2

13

53%

63%

20%

0,40

48

 

 

 

Total productos:

4.800

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La situación en el ámbito “B” no puede ir peor, pues pierde el 75% de la producción, el número de horas empleadas es de 13 y los sueldos de 7,2$ hora.

En todas las posiciones comentadas, todas la relaciones estructurales son variables menos una, la productividad, (es decir el número de productos por hora de trabajo), este es el factor que determina el estadio cualitativo del ámbito de producción respectivo, pues va a ser el factor fundamental para que fije el coste de producción por producto. En el caso del ámbito “B” la productividad es de 48 M/ht y esa relación no la puede cambiar[15], podrá subir las horas de trabajo, pero la iniciativa económica la llevará siempre quien tenga una productividad mejor, en este caso el ámbito “A” con 80 M/ht. Esta ventaja obtenida por el ámbito “A”, se acrecentará en la siguiente reproducción ampliada de capital. En el caso de estancamiento económico, es decir, que el mercado de los 4.800 productos no crezca, el ámbito de producción más perjudicado va a ser el menos competitivo, a un cuando la crisis se produzca en el ámbito “A”, el ámbito “B” será el primero en notar las consecuencias del estancamiento económico como consecuencia de compartir los dos ámbitos el mismo mercado. El deterioro de las condiciones laborales, tanto en disminución de horas de trabajo como en sueldos, se producirá básicamente en el ámbito “B”. La única situación que puede ayudar a las sociedades de los dos ámbitos es que la cuota de mercado se incremente por encima de 4.800 productos con ello, la presión que recibe el ámbito “B” es menor, siempre y cuando el crecimiento del mercado sea superior a la capacidad de crecer del ámbito “A”.

 

En una situación de crisis de crecimiento mundial, en la medida que se liberaliza el mercado, los países con una estructura de baja productividad reciben todo el peso de la crisis, pues al no haber crecimiento la iniciativa para ganar cuota de mercado siempre la llevará el país más productivo. El país con baja productividad como no puede recurrir a la autosuficiencia soportará inexorablemente la crisis de crecimiento económico mundial[16].

No obstante, en los países emergentes como China, a pesar de que su productividad técnica es inferior a la de los países desarrollados, la diferencia anual de de mejora de la misma, tanto en disminución de horas de trabajo por unidad de PIB, como disminución energía empleada por unidad de PIB, es superior a los países desarrollados, con ello, su competitividad mejora anualmente, respecto de los países desarrollados. Ver estudio: La mejora diferencial de la productividad de los países emergentes.

El crecimiento económico es en el sistema capitalista la única esperanza de mejorar económicamente. Pero este crecimiento se estructura de manera diferente en los países del desarrollados y no desarrollados. La estructuración mundial por ámbitos de producción con diferentes productividades y un mercado cada vez más globalizado (del que se excluye la mano de obra), lleva inevitablemente, no solamente a un deterioro, en el mercado mundial, relativo de las condiciones de los países no desarrollados, sino a que la producción deba apoyarse en salarios bajos e incremento de las horas de trabajo.

Ello tiene el efecto de que la demanda solvente necesaria para propiciar el crecimiento económico crezca más en los países desarrollados y se estructure de manera desigual; mientras que, en los países avanzados se estructura por elevación de las necesidades, es decir, por la generación de nuevas necesidades de consumo, además de las básicas; en los países no desarrollados, al producirse un deterioro económico, se satisfacen solamente las básicas articulándose económicamente éstas en gran medida a través del sector informal.

De esta manera la masa absoluta del PIB de los países menos desarrollados debe crecer en relación con el crecimiento de la población, menos que la de los países desarrollados, tal y como se muestra en el Cuadro 1.

En 1990, el 20% de la población mundial de la OCDE reunía el 60% del PIB mundial, y a la inversa, los países no incluidos en a la OCDE (con la exclusión de China) tenían el 58% de la población mundial y  disponía del 35% del PIB mundial. En el año 2003 la relación se mantenía parecida al año 1990, correspondiendo a la OCDE el 18% de la población mundial y el 55% del PIB, mientras que los países no incluidos en la OCDE tenían el 61% de la población mundial y el 33% del PIB. El caso de China es tratado aparte por la singular evolución de su economía, este país, desde 1990 experimenta un profundo cambio entre crecimiento de población y del PIB, manteniendo un moderado crecimiento de su población mientras que su PIB crece de manera importante.

Esta tendencia se mantiene en las proyecciones de población y PIB, según fuente de: Energy Information Administration (EIA), lo que implica que la relación porcentual entre población y PIB de los países de la OCDE experimente una tendencia a la baja.

Cuadro 1

Evolución de la población y del PIB Mundial 1990-2030

Población del mundo por Región, referencia, 1990-2030 (millones)

 

PIB, (1990-2030) (en miles de millones dólares del año 2000)

Región / País

Historia

Proyecciones

 

Región / País

Historia

Proyecciones

 

1990

2003

2010

2020

2030

 

 

1990

2003

2010

2020

2030

OCDE  

1.050

1.156

1.203

1.257

1.300

 

OCDE   

20.150

27.788

33.832

43.550

55.051

No OCDE  

3.073

3.857

4.283

4.895

5.457

 

No-OCDE   

11.805

17.005

24.487

37.751

56.448

China  

1.155

1.299

1.355

1.424

1.446

 

China

1.807

5.994

10.116

17.615

28.833

Total Mundial  

5.278

6.312

6.841

7.576

8.203

 

Total Mundial  

33.762

50.787

68.435

98.916

140.332

Porcentaje de participación de la población por Región (1990-2030)

 

Porcentaje de participación del PIB por Región (1990-2030)

(%) OCDE

20%

18%

18%

17%

16%

 

(%) OCDE

60%

55%

49%

44%

39%

(%) No- OCDE

58%

61%

63%

65%

67%

 

(%) No -OCDE

35%

33%

36%

38%

40%

(%) China  

22%

21%

20%

19%

18%

 

China   

5%

12%

15%

18%

21%

Total Mundial  

100%

100%

100%

100%

100%

 

Total Mundial 

100%

100%

100%

100%

100%

Relación entre crecimiento porcentual del PIB de la OCDE y no OCDE (sin China), y el crecimiento porcentual de la población

(%  PIB mundial de los años: 1990, 2003; 2010; 2020; 2030 / %  Población de los años correspondientes)

Región / País

Historia

Proyecciones

 

1990

2003

2010

2020

2030

OCDE  

3,0

3,0

2,8

2,7

2,5

No-OCDE

0,6

0,5

0,6

0,6

0,6

China  

0,2

0,6

0,7

0,9

1,2

Total

1,0

1,0

1,0

1,0

1,0

Fuente PIB y Población del Mundo: Energy Information Administration (EIA) / International Energy Outlook 2006 (Cálculo propio)

 

En la estimación para el 2030, la relación de la OCDE con el resto de países del mundo no parece cambiar mucho, pues, la OCDE concentra el 16% de la población mundial y el 39$ del PIB mundial,  mientras que, el resto de países (sin China) tendría el 67% de la población mundial y el 40$ del PIB. China pasaría a tener el 18% de la población mundial y el 21% del PIB, situándose en una posición intermedia entre los países de la OCDE y no OCDE. Pero la cuestión relevante desde el punto de vista del crecimiento demográfico y del PIB está en la relación entre ambos crecimientos, (Cuadro 2).

Cuadro 2

Crecimiento porcentual del porcentaje de población y del PIB de la OCDE; No  OCDE, y China aparte,

de los años 2003; 2010; 2020 y 2030 respecto de 1990

 

Diferencia población (%)

 

Diferencia PIB (%)

 

Relación porcentual: PIB/ Población

Región / País

1990

1990

1990

1990

 

1990

1990

1990

1990

 

1990

1990

1990

1990

 

2003

2010

2020

2030

 

2003

2010

2020

2030

 

2003

2010

2020

2030

Total OCDE 

10,1

14,6

19,7

23,8

 

37,9

67,9

116,1

173,2

 

3,8

4,7

5,9

7,3

Total No-OCDE

25,5

39,4

59,3

77,6

 

44,0

107,4

219,8

378,2

 

1,7

2,7

3,7

4,9

China

12,5

17,3

23,3

25,2

 

231,7

459,8

874,8

1495,6

 

18,6

26,6

37,6

59,4

Total Mundial

19,6

29,6

43,5

55,4

 

50,4

102,7

193,0

315,7

 

2,6

3,5

4,4

5,7

Relación porcentual crecimiento: PIB/ Población OCDE y No OCDE (sin China)

Relación porcentual crecimiento: PIB/ Población OCDE; No OCDE, y China

Fuente PIB y Población del Mundo: Energy Information Administration / International Energy Outlook 2006 (Cálculo propio)

 

En el ámbito de la OCDE (respecto del año 1990)  por cada punto porcentual de crecimiento de población, crece 3,3 en el 2003, y con una previsión de 7,3 puntos para el 2030; mientras que, en los países de la no OCDE (sin China), crece respecto de 1990 1,7 puntos con una previsión para el 2030 de 4,9 puntos, manteniéndose, pues, una diferencia constante entre 2 y 2,4 puntos porcentuales.

China se convierte en la excepción al crecer su PIB (entre 1990 y el 2003) 18,6 puntos porcentuales por cada punto de incremento de la población, con una previsión para el año 2030 de 59,4 puntos respecto de 1990. Este grado de crecimiento se explica porque en la fase de transformación de la sociedad rural a la urbana, en un modelo de desarrollo autocentrado y estructurado, como es el caso de China, favorecido por un política de contención demográfica y,   a diferencia de otros países que tienen un bajo nivel de desarrollo, con una escasa incidencia del sector informal en la economía; por todo ello, las energías económicas que se generan en China son enormes, tal y como aconteció en las sociedades más desarrolladas en el tiempo que se produjo este fenómeno.

 

1.3 Sobre el concepto del valor económico mundial y su distribución

El valor económico global se fundamenta en origen en la capacidad tecnológica combinada con la fuerza de trabajo humano para transformar la energía en trabajo en un proceso de mejora continúa. Las máquinas, permitieron liberar mano de obra del campo a la industria, y posteriormente de la industria al sector servicios. La base del desarrollo de un sector de servicios productivo se fundamenta en la tecnología que permite, aplicar en el sector agrario, e industrial, la optimización de la transformación de la energía derivada del “calor” en “julios”, por ello el valor económico general mundial se modifica con cada mejora de la productividad, de tal manera, que la distribución del valor económico general mundial, viene determinada por la concentración del poder adquisitivo en el ámbito socioeconómico con capacidad para liderar las innovaciones en la mejora de la productividad, siendo esta desigual distribución la que determina la demanda y oferta de de productos y servicios.

De esta manera, el valor general de las cosas y la mejora de la productividad, se orienta a la satisfacción de las necesidades en función de la <<demanda solvente>> concentrada en renta per cápita en los países desarrollados, dando lugar a una estructura de consumo mundial diferente entre los países desarrollados y no desarrollados. Mientras en los países pobres, el crecimiento se realiza a través de satisfacer las necesidades más importantes para la supervivencia con escaso consumo de energía/trabajo; en los países ricos, el crecimiento se realiza por elevación de la necesidades, diseñando nuevos productos, para la satisfacción de estas nuevas necesidades,  lo que determina un alto consumo de energía/trabajo.

Por ello, la distribución del PIB mundial y la distribución del consumo de energía vienen a ser equivalentes, como se puede apreciar en la estrecha correlación expresada en el Cuadro 3, entre PIB y consumo basado en Fuentes de Energía Primaria[17], expresada en BTU, en los ámbitos de la OCDE,  no OCDE y Mundial.

No obstante, de esta correlación equivalente entre  PIB y  energía consumida, expresada en el índice (r), estarían excluidos los ámbitos económicos menos globalizados (actualmente los países no incluidos en la Organización Mundial del Comercio (OMC) como Rusia y parte de los países de la antigua URSS), es decir, los que aplican políticas proteccionistas. Sería aplicable en todos los ámbitos político – económicos, en el supuesto de que existiera un único mercado mundial, pero al no ser así, pueden existir diferencias, por las características particulares de cada economía nacional o regional. Pero, en la medida que el mercado de mercancías, servicios, capitales y mano de obra se vaya globalizando, está correlación se irá haciendo más uniforme.

Por ejemplo, si consideramos los ámbitos político - económicos integrados en  la OMC la correlación sigue siendo alta (Cuadro 4).

Cuadro 3

Relación entre el PIB y el consumo de energía (BTU) [18] basado en fuentes de energía primaria en el ámbito mundial, de la OCDE y no OCDE

Historia

Proyecciones

 

Ámbito

Historia

Proyecciones

 

2002

2003

2010

2015

2020

2025

2030

 

2002

2003

2010

2015

2020

2025

2030

PIB mundial, de la OCDE y no OCDE  (miles de millones dólares del año 2000)

 

Consumo de energía mundial, de la OCDE y no OCDE  (Quadrillion BTU 115)

27.243

27.788

33.832

38.445

43.550

48.934

55.051

OCDE

232

234

256

270

282

295

309

21.611

22.999

34.603

44.098

55.366

68.820

85.281

No-OCDE

178

186

254

294

332

371

413

48.854

50.786

68.435

82.544

98.917

117.754

140.331

Mundo

410

421

510

563

613

665

722

  Correlación de las variables PIB y consumo de energía  (en BTU): Índice r =

 

1,000

0,999

1,000

0,999

0,998

0,996

0,994

  Explicación de la correlación r2 (%)

 

 

 

 

99,9%

99,9%

99,9%

99,8%

99,6%

99,2%

98,7%

PIB mundial, de la OCDE y no OCDE per cápita  (dólares año 2000)

 

Consumo de energía mundial, OCDE y no OCDE per cápita  (Millón BTU)

23.669

24.038

28.123

31.205

34.646

38.230

42.347

OCDE

201

203

213

219

224

230

238

4.213

4.461

6.137

7.367

8.762

10.386

12.354

No-OCDE

35

36

45

49

52

56

60

7.779

8.046

10.004

11.437

13.057

14.894

17.107

Mundo

65

67

75

78

81

84

88

Correlación variables del PIB y consumo de energía primaria (en BTU) per cápita: Índice r =

1,000

1,000

1,000

1,000

1,000

1,000

1,000

Explicación de la correlación r2 (%)

 

 

 

 

100,0%

100,0%

100,0%

100,0%

100,0%

100,0%

100,0%

PIB mundial, de la OCDE y no OCDE per cápita  (dólares año 2000)

 

Consumo de energía mundial, OCDE y no OCDE per cápita  (Millón BTU)

  

Fuente: Energy Information Administration / International Energy Outlook 2006 (Elaboración propia):

 

Cuadro 4

Relación entre el PIB y el consumo de energía en los ámbitos económicos con mayor integración en la OMC

PIB per cápita por región (en dólares del año 2000)

Consumo energía per cápita por región (Millones BTU)

    

Historia

Proyecciones

 

Región

Historia

Proyecciones

 

2002

2003

2010

2015

2020

2025

2030

 

2002

2003

2010

2015

2020

2025

2030

28.226

28.742

33.923

37.628

42.048

46.492

51.644

OCDE Norte - América    

277

277

288

293

298

303

309

20.127

20.375

23.413

25.807

28.467

31.320

34.509

OCDE Europa 

147

149

155

159

160

163

168

23.374

23.698

27.797

30.711

33.387

36.172

39.228

OECD Asia    

184

186

200

210

218

227

238

3.806

4.076

5.884

7.297

8.949

10.931

13.403

No-OCDE Asia   

24

25

35

39

44

48

53

2.409

2.501

3.052

3.422

3.814

4.254

4.764

África      

15

15

18

18

18

18

18

6.859

6.957

8.510

9.623

10.893

12.372

14.139

América Central y Suramérica 

49

50

58

63

67

73

78

No se incluyen a las regiones de Euro-Asia y Medio Oriente, por no estar la mayoría de los países de estas regiones incluidos en la OMC.

Correlación PIB con BTU: r  =

0,98

0,98

0,99

0,99

0,99

0,99

0,99

Correlación r2 x (%) =

97%

97%

98%

98%

98%

98%

98%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Población 2002-2030 (millones)

Población y PIB no incluidos

PIB 2002-2030 (Miles de millones de dólares del año 2000)

529

529

554

572

591

607

619

(Euro-Asia y Medio-Oriente)

3.967

4.234

6.261

7.722

9.357

11.183

13.275

8,4%

8,4%

8,1%

7,9%

7,8%

7,7%

7,5%

%  (Euro-Asia y Medio-Oriente)

8,1%

8,3%

9,1%

9,4%

9,5%

9,5%

9,5%

6.280

6.312

6.841

7.217

7.576

7.906

8.203

Total Mundial 

48.854

50.786

68.435

82.544

98.917

117.754

140.331

Fuente: Energy Information Administration / International Energy Outlook 2006 (Elaboración propia):

 

1.4 Velocidad de las reproducciones ampliadas de capital

En los países y regiones económicas desarrolladas, el crecimiento, se basa en lo que ha venido a denominarse la sociedad de consumo. Ello obedece a la incesante dinámica de la reproducción ampliada de capital para mantener la ventaja competitiva y la tasa de ganancia. Los avances científico técnicos son cada vez más rápidos lo que favorece la innovación en los productos del mercado. Como estas innovaciones no obedecen a necesidades perentorias, el potencial cliente, con poder adquisitivo, desconoce de su existencia, entonces, la mejor inversión es la <<publicidad>> que contribuye a crear la demanda del producto. La renovación del producto obliga también a renovar el capital constante con lo que los periodos de amortización disminuyen. Por ejemplo, las innovaciones en los automóviles, obligan a una renovación de los diseños en periodos más cortos, ello conlleva reproducciones ampliadas de capital constante para la producción, y campañas de publicidad para dar a conocer el nuevo producto.

En la medida que se reduce la frecuencia temporal de compra de los automóviles, se precisa producir más. De esta manera la producción se articula en función no solamente de las necesidades básicas de transporte sino también del prestigio social. Al hacerse el crecimiento económico sobre la elevación de las necesidades, la publicidad juega también cada vez un mayor protagonismo, pues se precisa dar a conocer los nuevos productos, entre los que el consumidor debe elegir. Los patrones de consumo se rigen por las necesidades de venta y por el éxito en la construcción de las nuevas necesidades subjetivas. De esta manera se establece la siguiente secuencia.

·        Innovación científico técnica productiva, que permite la mejora de la productividad o el diseño de nuevos productos.

·        Capital para su rentabilización en la inversión.

·        Publicidad de los nuevos productos.

·        Consumo de Productos.

Si la innovación técnica productiva se acelera, la competencia capitalista obliga a reproducciones ampliadas de capital más rápidas, y ello hace que el resto de la secuencia también se acelere. Pero la misma tiene límites (no se puede estar cambiando de automóvil todos los días). Si el ritmo de la innovación técnica que permite el incremento de la productividad, es más rápido que el de la creación del mercado mediante la publicidad y el crédito para el consumo, se genera una crisis de subconsumo. El crecimiento económico se ralentiza y se produce una recesión económica.

Las crisis de subconsumo se han producido cíclicamente, e incluso se ha pronosticado en la historia del capitalismo, varias veces el fin del mismo, volviendo éste a resurgir de las cenizas de las crisis con inusitado vigor. Pero hay que tener en cuenta que las grandes crisis habidas hasta el momento, principalmente la de 1929 y la de 1973-1982, tuvieron su origen, en ambos casos, en disfunciones monetarias que creó una descompensación entre la capacidad de producir y la de consumir, y ambas también, tuvieron respuestas diferentes válidas para su momento histórico.

Tras la crisis de 1929, el Estado se convirtió en el gran gestor de la demanda, pero esta demanda se articuló sobre el desarrollo de necesidades como infraestructuras, y el desarrollo armamentístico, fórmula en que la que se asentaron los fascismos. Tras la derrota militar de los mismos, en la Segunda Guerra Mundial, el Estado siguió canalizando la demanda en la reconstrucción de posguerra y la construcción del estado de bienestar. Esta política económica tuvo éxito hasta los años sesenta, periodo en el que el principal país desarrollado, Estados Unidos, comenzó a cubrir su déficit basándose en una política monetaria inflacionaria, que dio origen al fenómeno económico denominado como estanflación (Estancamiento económico con inflación).

La política económica monetarista surgida tras la crisis de 1973–1982 supuso cambiar el criterio del crecimiento económico, devolviendo el protagonismo de la demanda principalmente al mercado. El Estado en los países desarrollados había agotado su capacidad de gestionar la demanda, entre otras cosas porque las grandes realizaciones socioeconómicas estaban básicamente realizadas. La nueva fase de crecimiento más sólida la constituyó el libre mercado basado en la diversificación de productos de consumo y en la acelerada frecuencia de consumo.

Por lo tanto, el papel del Estado en la resolución de ambas crisis, en la primera dándole protagonismo, y en la segunda restándoselo, no ha sido producto de elección de escuelas económicas, sino resultado de la fase de desarrollo histórico del capitalismo y de las soluciones más válidas. En 1983, la persistencia en los valores keynesianos hubiera supuesto la profundización de la crisis, y la continuidad de la estanflación[19], a diferencia en 1929, lo que fracasó fue la regulación económica basada fundamentalmente en el mercado, por lo que una solución en esa línea hubiera profundizado aun más la crisis; al igual que en la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, hubiera sido también impensable el crecimiento económico y la construcción del Estado del Bienestar con una política similar a la tomada por los países desarrollados en la década de los ochenta[20].

De todas maneras, la política económica neoliberal surgida y desarrollada con éxito en los países ricos en los años ochenta, no es extrapolable con éxito a la países pobres, pues difícilmente, en esto países, se puede realizar el desarrollo autocentrado y estructurado de la economía, a través de una política basada exclusivamente en el mercado, cuya aplicación, en muchos casos, exigida por las autoridades monetarias internacionales a los gobiernos de los países endeudados, ha dejado fuera del desarrollo económico a la mayoría de la población e inflado el sector informal.

En estos países, la política económica  más eficaz sería darle el protagonismo del Estado en la creación de la demanda para el desarrollo de las infraestructuras necesarias para la mayoría de la población; pero tal y como ya se vio en la primera de parte de este estudio, en la mayoría de los países pobres, la opción del desarrollo autocentrado y estructurado, se ha perdido históricamente mientras persista la actual estructura económica mundial, de tal manera que la opción de la preponderancia del mercado está sirviendo para gestionar economías disminuidas con relación a la población que soportan, estando orientadas a la satisfacción de las necesidades de los países ricos y de una minoría con fuerte poder adquisitivo en los países pobres.

La política que se está viendo como más eficaz para los países, con notable atraso respecto de los países ricos, se desarrolla en China, donde se combina, acertadamente, hasta la fecha, la transformación de la sociedad rural a la urbana con un peso importante del estado en el desarrollo de la demanda en infraestructuras y con la articulación de un mercado interno e internacional competitivo, aunque obviamente esta competitividad sigue basándose en salarios bajos y gran número de horas de trabajo. Por ello, puesto que, en la actual fase económica de desarrollo capitalista, para evitar las crisis de subconsumo, los remedios clásicos keynesianos circunscritos a los ámbitos nacionales, no parecen los más acertados, los países ricos, solamente pueden perpetuarse en el desarrollo de la sociedad de consumo.

 

1.5 La creación de la necesidad como factor de crecimiento económico

El ritmo de la secuencia descrita con anterioridad tiende a ser mayor, con lo que cada vez se precisa de más crecimiento para rentabilizar el capital en sus constantes reproducciones, aunque limitado a una parte de la población del mundo.

Básicamente, lo que puede hacer que el ritmo de la acumulación de capital y la construcción de la demanda, mediante publicidad, sea el adecuado, se basa en dotar al consumidor del dinero suficiente, es decir de la <<<demanda solvente>>, ello obliga a reducir los ingresos fiscales del Estado[21], y a estimular el ritmo de consumo, a través del crédito; no obstante, la concesión del crédito tiene también un límite, y el ritmo de crecimiento económico por elevación de las necesidades seguirá produciendo recesiones[22].

Por lo tanto, el papel asignado por los países ricos a los países no desarrollados, es la de sustentadores económicos de la sociedad de consumo, concentrada en amplias mayorías en los países ricos y en sectores minoritarios de los países pobres, al ser los que tienen el poder adquisitivo suficiente para sostener el consumo. Y mientras esta mecánica económica mundial persista, los países no desarrollados están imposibilitados para un desarrollo autocentrado y estructurado, dejando sumidos en el sector informal o en economías de autoconsumo a la mayoría de la población[23].

Para ilustrar matemáticamente esta relación de consumo entre países ricos y países pobres, se han desarrollado algunos supuestos teóricos que representan, en términos generales, el crecimiento en la escala de las necesidades en estos dos ámbitos. El ejemplo teórico (Cuadro 5) diseña dos modelos de consumo con una escala de 10 categorías de necesidades, que se satisfacen de manera diferente, según tipos de renta en los países y regiones desarrolladas, y en los países y regiones poco desarrolladas. El cálculo se realiza sobre una muestra teórica  de población igual (55) en los dos ámbitos.

Cuadro 5

Ejemplo teórico de escala de necesidades y consumo en países o regiones desarrolladas y poco desarrolladas

(en una muestra teórica igual de habitantes (55))

 

Escala Renta

Frecuencia Consumo

Factor de Consumo

 

Escala de bienes de consumo en países o regiones desarrolladas

 

Cantidad de Bienes usados

Consumo real

Bienes (usados + potenciales)

Consumo (real +  Potencial)

Diferencia: (potencial - real)

Bienes de consumo

(A)

(B)

(C)

 

Bienes Usados:

 

Bienes Potenciales:

 

 

 

(D)

(E)

(F)

(G)

(H)

 

 

 

(A x B)

Bienes:

10º

 

(C x D)

(C x F)

(G - E)

Bienes lujo 1

100

10

1.000

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

1

1.000

3

3.000

2.000

2º Bienes prestigio1

90

9

810

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

3

2.430

6

4.860

2.430

3º Bienes prestigio2

80

8

640

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

6

3.840

10

6.400

2.560

4º Bienes consumo 1

70

7

490

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

10

4.900

15

7.350

2.450

5º Educación 1

60

6

360

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

15

5.400

21

7.560

2.160

6º Sanidad/vivienda 1

50

5

250

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

21

5.250

28

7.000

1.750

7º Alimentación 1

40

4

160

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

28

4.480

36

5.760

1.280

8º Educación 2

30

3

90

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

36

3.240

45

4.050

810

9º Sanidad/vivienda 2

20

2

40

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

45

1.800

55

2.200

400

10º Alimentación 2

10

1

10

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

55

550

55

550

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

220

32.890

274

48.730

15.840

Muestra de Población:

 

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

55

 

 

 

 

 

% Población

 

 

 

 

1,8

3,6

5,5

7,3

9,1

10,9

12,7

14,5

16,4

18,2

100

%

 

 

 

 

Tipo de renta:

 

 

 

 

alta1

alta2

alta3

Media1

Media2

Media3

Baja1

Baja2

Baja3

Baja4

 

 

 

 

 

 

% Población según modelo de bienes:

 

 

Alta

10,9

 

Media

27,3

 

Baja

 

61,8

 

100

%

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escala Renta

Frecuencia Consumo

Factor de Consumo

 

Escala de bienes de consumo en países o regiones poco desarrolladas

 

Cantidad de Bienes usados

Consumo real

Bienes (usados + potenciales)

Consumo (real +  Potencial)

Diferencia: (potencial - real)

Bienes de consumo

(A)

(B)

(C)

 

Bienes Usados:

 

Bienes Potenciales:

 

 

 

(D)

(E)

(F)

(G)

(H)

 

 

 

(A x B)

Bienes: 1º

10º

 

∑ 

(C x D

 ∑

(C x F)

(G - E)

Bienes lujo 1

100

10

1.000

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

1

1.000

1

1.000

0

2º Bienes prestigio1

90

9

810

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

1

810

3

2.430

1.620

3º Bienes prestigio2

80

8

640

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

3

1.920

6

3.840

1.920

4º Bienes consumo 1

40

6

240

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

6

1.440

6

1.440

0

5º Educación 1

20

4

80

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

6

480

10

800

320

6º Sanidad/vivienda 1

10

3

30

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

10

300

10

300

0

7º Alimentación 1

5

2

10

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

10

100

15

150

50

8º Educación 2

2

1

2

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

15

30

21

42

12

9º Sanidad/vivienda 2

2

1

2

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

21

42

21

42

0

10º Alimentación 2

2

1

2

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

 

55

110

55

110

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

128

6.232

148

10.154

3.922

Muestra de Población

 

 

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

55

 

 

 

 

 

% Población

 

 

 

 

1,8

3,6

5,5

7,3

9,1

10,9

12,7

14,5

16,4

18,2

100

%

 

 

 

 

Tipo de renta:

 

 

 

 

Alta1

Alta3

Media1

Media3

Baja2

Baja3

Muy Baja5

 

 

 

 

 

 

% Población según modelo de bienes:

 

 

Alta

5,4%

Media

12,8%

 Baja

20,0%

Muy  baja

61,8%

 

100

%

 

 

 

 

Elaboración propia.


· La población se agrupa en los países ricos en tres niveles de renta: <<Alta>> que comprende al 10,9% de la población; tres de renta <<Media>> que agrupa al 27,3%, y cuatro de renta <<Baja>> que agrupa al 61,8%.

· Los países y regiones pobres tienen dos niveles de renta <<Alta>> que agrupa al 5,4% de la población, dos de renta <<Media>> que agrupa al 12,8%, dos que de renta <<Baja>> que agrupa al 20,0%, y cuatro de renta <<Muy Baja>> que agrupa al 61,8%.


· En los países ricos <<La escala de renta (A)>> se distribuye de mayor a menor de forma regular, mientras que, en los países pobres, se distribuye de manera irregular concentrándose en los grupos de renta alta.

· En los países ricos <<La frecuencia de consumo (B)>> es homogénea de mayor a menor; en los países pobres, es muy alta en las necesidades que representan un consumo de lujo y prestigio, y muy baja en las necesidades de consumo básico.

· Por ello, el <<Factor de consumo (C)>> (resultado de multiplicar: la <<Escala de la renta (A)>> por <<la Frecuencia de consumo (B)>>); en los países pobres, se conforma en una escala irregular polarizada en valores muy bajos en las necesidades básicas, y en valores altos en las necesidades de lujo; en los países ricos, si bien el <<Factor de consumo>> en las necesidades de lujo es igual a los países pobres, el resto de la escala es progresivamente uniforme.


· La <<Cantidad de bienes usados (D)>> y <<Usados más potenciales (F)>>, en los países ricos, es importante en los bienes intermedios de la escala, mientras que, en los países pobres se sitúan en la parte inferior de la misma.


· El <<Consumo real de cada bien (E)>>;  es el: (resultado de multiplicar el <<Factor de consumo (C)>> por la <<Cantidad de bienes usados (D)>>).

· La suma del valor de <<Consumo real de cada bien>>, ofrece el <<Consumo real total>>, en el ámbito respectivo de los países ricos, y países pobres.


· El <<Consumo real más el potencial (G)>>, se establece a partir de subir un escalón, según tipo de renta en el nivel de necesidades de consumo. En los países ricos esta elevación se puede realizar de manera homogénea, es decir todas las rentas pueden acceder al siguiente nivel de consumo. En los países pobres solamente pueden subir a partir de determinadas rentas quedando la mayoría de la población anclada en el nivel inferior de consumo.

· El <<Consumo real más el potencial de cada bien (G)>>;  es el: (resultado de multiplicar el <<Factor de consumo (C)>> por la <<Cantidad de bienes usados más los potenciales (F)>>).

· La suma del valor de <<Consumo real más el potencial de cada bien>>, ofrece el <<Consumo real más el potencial total>>, en el ámbito respectivo de los países ricos, y países pobres.


· El: (<<Consumo real más el potencial (G)>> -  <<El consumo real (E)>>); ofrece la <<diferencia potencial-real (H)>>, resultado de subir un escalón en el nivel de consumo.


Esta descripción conceptual del consumo, que pretende representar lo que sucede en las sociedades de los países y regiones desarrolladas, y en los países y regiones poco desarrolladas, ofrece las siguientes conclusiones (Cuadro 6):

Cuadro 6

Participación porcentual por necesidades de consumo en países o regiones desarrolladas, y países o regiones poco desarrolladas

 

 

Países o regiones desarrolladas

 

Países o regiones poco desarrolladas

Bienes de Consumo

 

 

 

% Sobre consumo real total

% Sobre consumo real total acumulado

% Sobre crecimiento total (real+potencial)

% Sobre crecimiento total (real+potencial) acumulado

 

% Sobre consumo real total

% Sobre consumo real total acumulado

% Sobre crecimiento total (real+potencial)

% Sobre crecimiento total (real+potencial) acumulado

Bienes lujo 1

 

3,0

3,0

6,2

6,2

 

16,0

16,0

9,8

9,8

2º Bienes prestigio1

 

7,4

10,4

10,0

16,1

 

13,0

29,0

23,9

33,8

3º Bienes prestigio2

 

11,7

22,1

13,1

29,3

 

30,8

59,9

37,8

71,6

4º Bienes consumo 1

 

14,9

37,0

15,1

44,3

 

23,1

83,0

14,2

85,8

5º Educación 1

 

16,4

53,4

15,5

59,9

 

7,7

90,7

7,9

93,7

6º Sanidad/vivienda 1

 

16,0

69,4

14,4

74,2

 

4,8

95,5

3,0

96,6

7º Alimentación 1

 

13,6

83,0

11,8

86,0

 

1,6

97,1

1,5

98,1

8º Educación 2

 

9,9

92,9

8,3

94,4

 

0,5

97,6

0,4

98,5

9º Sanidad/vivienda 2

 

5,5

98,3

4,5

98,9

 

0,7

98,2

0,4

98,9

10º Alimentación 2

 

1,7

100,0

1,1

100,0

 

1,8

100,0

1,1

100,0

 

 </