JC.com

Crítica política sobre noticias de actualidad en el mundo

Una visión geopolítica en favor del respeto entre naciones, la integración económica mundial y la armonía con el medioambiente

Autor

Seudónimo: Saint Just

Artículos


28/06/2014

NOTICIA. Los países de la UE recuerdan el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial.

 

En el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, Rosa Luxemburgo un símbolo  a recordar en la lucha por la paz

El 28/06/2014, se cumplen cien años del atentado en Sarajevo que acabaría con la vida del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austriaco, que daría lugar a los acontecimientos que desencadenarían la Primera Guerra Mundial.

 

El 28/07/1914 Austria-Hungría declararía la guerra a Servia, Rusia decidió apoyar a Servia. El 01/08/1914 Alemania declararía la guerra a Rusia y el 03/08/1914 las tropas alemanas invadirían Bélgica. En los primeros días de agosto de 1914 Gran Bretaña y Francia entrarían en Guerra contra Alemania y Austria-Hungría. La conflagración iría involucrando en función de las políticas de alianzas a otros países: Japón e Italia se opondrían a Alemania, mientras que Turquía se aliaría con Alemania.

El final de la guerra no solamente se dirimió en el frente de batalla sino que principalmente vino determinada por las revueltas de soldados, obreros y campesinos en Rusia y en la propia Alemania. En Rusia el rechazo a la guerra propicio la revolución bolchevique, que selló la paz de Rusia con Alemania, y en Alemania se sucederán una serie de levantamientos populares que no podrán ser contenidos por el régimen del emperador Guillermo II. Entre octubre y noviembre de 1918 se produce la rebelión de la escuadra en Wilhelmshaven; la sublevación de marineros y trabajadores en la base naval de Kiel, y se forman consejos revolucionarios de obreros y soldados en Hamburgo, Hannover, Munich y otras ciudades. El 07/10/1918 se proclama la República en Baviera y en esos días la revolución estalla en Berlín. El 09/10/1918 abdica Guillermo II y se proclama la República Alemana en la que tendrán un papel relevante los consejos populares; el 11/10/1918 Alemania firmará su primer Armisticio que daría lugar en la semanas siguientes al final de la Guerra, y culminaría el 18/01/1919 en el Tratado de Versalles.

 

La Primera Guerra Mundial fue el resultado de la conformación política y económica mundial a principios del siglo XX. Los imperios europeos dominaban el mundo colonialmente, y la prolongada crisis económica iniciada en 1873 les había llevado a un régimen proteccionista separado por áreas de influencia geopolítica estancas. La guerra fue el resultado de la disputa de las potencias europeas por controlar el Centro económico y político del sistema mundial, pues quien lo controlase, ante la debilidad política de las colonias, dominaría el mundo.

En 1900 el mundo tenía 1.634 millones de habitantes de los que 563 pertenecían a Europa, Norteamérica, y Japón, y 1.071 a los países que constituían la Periferia del sistema económico mundial; si no se tiene en cuenta la población de China de 400 millones y la de América Latina con unos 70-80 millones, solamente unos pocos millones de personas en el mundo no estaban sometidas al régimen colonial (Cuadro 1). 

(Cuadro 1)

Relación de la población bajo régimen colonial con la de los países con mayor presencia colonial a principios del siglo XX

Relación de la población bajo régimen colonial con la de los países con mayor presencia colonial a principios del siglo XX

Fuente: Historia Contemporánea, R. Palmer / J. Colton. Elaboración propia.

Al término de la Primera Guerra Mundial, cuatro imperios sucumbieron: el Imperio Zarista Ruso fue sustituido por la revolución bolchevique, el Imperio Otomano se desintegró en varios países, el Imperio Austro Húngaro fue disuelto y al Imperio Alemán le sucedió la República de Weimar. A pesar de los cambios experimentados en la relación entre las potencias europeas de los que Gran Bretaña y Francia fueron las beneficiarias, la mayor parte del mundo seguía bajo el régimen colonial, y la Segunda Guerra Mundial sería una continuidad de la Primera en la disputa por controlar el Centro económico y político Mundial, en la que Alemania aspiraba a resarcirse de las draconianas condiciones de reparación de guerra que le impusieron las potencias vencedoras en el Tratado de Versalles, y que sirvió para crear un resentimiento popular en Alemania que fue instrumentalizado por los nazis para llegar poder.

La devastación de ambas guerras fueron las mayores conocidas en la historia, y la raíz de ambas tuvo un denominador común, las ambiciones imperiales, que en la Primera Guerra Mundial se apoyó en las ideologías nacionalistas de derechas, y en la Segunda Guerra Mundial en el fascismo. La forma ideológica a través de la que se manifestaron las ambiciones imperialistas tuvieron un papel relevante, pero no fueron determinantes, sino que lo fue el interés de unas pocas naciones de dominar el Mundo. En la Primera Guerra Mundial no existía el fascismo y no por ello fue menos cruel que la Segunda. En la Primera Guerra Mundial lucharon 65,8 millones de soldados, de los que murieron cerca de 10 millones, y seis millones quedaron discapacitados. Francia fue el país más afectado proporcionalmente con 1,4 millones de soldados muertos y desaparecidos, equivalentes a un 10% de la población activa masculina.

En la Primera Guerra Mundial, los combatientes de la Paz que determinaron el final de la guerra fueron los movimientos revolucionarios internos, principalmente en Rusia y Alemania; mientras que en la Segunda Guerra Mundial la Paz se lograría por la victoria militar de las fuerzas antifascistas.

El proceso descolonizador durante la segunda mitad del siglo XX que ha dado lugar a la formación del mosaico de naciones que constituyen actualmente la ONU, y la emergencia entre estos países de potencias como China, India o Sudáfrica, han trasformado el mundo actual, dejando históricamente obsoletas las ambiciones imperialistas de las naciones que propiciaron las dos guerra mundiales. La paz mundial actualmente descansa en la fortaleza de la soberanía y el desarrollo económico de las naciones que antaño fueron la periferia colonial del sistema político mundial, pues su fortaleza imposibilita a las actuales oligarquías mundiales herederas de las antiguas potencias imperialistas desencadenar una guerra global para someter a otras naciones, aunque su tradición imperialista liderada por EEUU para dominar neo-colonialmente a las antiguas colonias sigue vigente.

Con independencia de la ideología que la propicie, mientras existan ambiciones imperiales mundiales existirá riesgo de una conflagración mundial, por ello, la lucha contra todo tipo de hegemonía mundial y el respeto entre naciones es la mejor contribución a la Paz.

 -----

En el centenario de la Primera Guerra Mundial, si alguna persona es destacable por su lucha consecuente a favor de la Paz es la indomable revolucionaria Rosa Luxemburgo. Su espíritu de lucha por hacer prevalecer la paz por encima de las ambiciones imperiales y a favor de los oprimidos le llevaría finalmente a ser asesinada por sus ideas.

Nacida en 1871 en Zamosc, cerca de Lublin, en la Polonia entonces controlada por Rusia, en el seno de una familia de origen judío, y nacionalizada alemana, fue una mente lúcida, versada en historia y economía y varios idiomas, su talento político fuera de lugar para una mujer de su época fue acallado con su brutal asesinato por quienes se veían incapaces de contrarrestar políticamente su dialéctica oratoria, siendo una de las grandes figuras de la historia de Alemania. No hay prácticamente nadie en este país que no haya oído su nombre, aunque pocos conocen su pensamiento, su asesinato la convirtió en figura emblemática a uno y otro lado de las ideologías. Cada año, clavel rojo en mano, miles y miles se movilizan en torno a su monumento, en el cementerio de lo que era el sector oriental de la ciudad.

A principios de 1914 se enfrentó a un proceso por calumnias, tras haber criticado el maltrato de soldados en el ejército alemán. Cuando empezó la guerra y los socialdemócratas apoyaron la misma y aprobaron los créditos de guerra en agosto de 1914, Rosa Luxemburgo, manifestó su enérgica oposición. Posteriormente siguió cuestionando la estrategia del partido socialdemócrata (SPD) y lideró la resistencia pacifista. En marzo de 1915 fue encarcelada por “traición a la patria”. 

El 1 de enero de 1916 Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo fundaron la Liga Espartaquista. Escribieron gran cantidad de panfletos ilegales contra la guerra, firmados como "Espartaco", emulando al gladiador tracio que intentó la liberación de los esclavos de Roma. Incluso la misma Rosa Luxemburgo adoptó el apodo de "Junuis", tomado como emblema republicano de Lucius Junius Brutus, considerado fundador de la República de Roma. 

En 1916, tras cinco meses en libertad, fue de nuevo ingresada en prisión. El 8 de noviembre de 1918, iniciada ya la revolución republicana en Alemania y un día antes de la abdicación del emperador Guillermo II, abandonó la cárcel y se sumo al movimiento de los consejos populares.

A finales de 1918 se producirá una reacción conservadora contra los consejos populares, que habían sido los artífices de la abdicación del emperador Guillermo II. La socialdemocracia abandonará el Consejo de Comisarios del Pueblo mientras que el ala izquierda se agrupará en torno a la liga de los espartaquistas quien se resistirá a ceder el poder de los consejos populares lo que dará lugar a un levantamiento en Berlín, Baviera, Hamburgo, Bremen, Sajonia, Magdeeburgo y Sarre. La represión del movimiento espartaquista será asumida por fuerzas del ejército y contingentes monárquicos nacionalistas. Los dirigentes de la liga espartaquista Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo serían asesinados en enero de 1919 por oficiales derechistas del ejército Alemán. En febrero de 1919 se formaría la asamblea Nacional en Weimar, siendo Friedrich Ebert elegido presidente de la nueva república (República de Weimar).

 

En el siglo XXI, cien años después, Rosa Luxemburgo sigue siendo un símbolo de lucha contra las ambiciones hegemónicas imperiales y a favor de la Paz Mundial y la redención de los más desfavorecidos del planeta.

 

 Rosa Luxemburgo

 

.