*

 

 Extractos del discurso del presidente de Rusia Vladímir Putin el 17/06/2022 , durante la sesión plenaria del 25º Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF).

----------

En su discurso, el mandatario evaluó la pérdida de soberanía de la UE y cómo la política de sanciones de EEUU y sus satélites afecta las economías del mundo.

Enunciados del discurso

-La era del mundo unipolar llegó a su fin.

-"La UE ha perdido definitivamente su soberanía política"

-El ascenso del radicalismo político.

-"Occidente aprovecha la operación rusa en Ucrania para excusar sus errores"

-Rusia no se opone a la posible adhesión de Ucrania a la Unión Europea

-Es erróneo considerar que la época de cambios turbulentos pasará y todo volverá a la normalidad, no lo hará"

-Pérdida de confianza en las monedas mundiales

-El equilibrio de los mercados agrícolas mundiales

-La operación militar en Ucrania

-El nuevo orden mundial

-Principios que guiarán el desarrollo de Rusia

-Actitud abierta

-Confianza en las libertades empresariales

-Una política macroeconómica responsable y equilibrada

-Justicia social

-Desarrollo rápido de infraestructuras

-Verdadera soberanía tecnológica

 

La era del mundo unipolar llegó a su fin.

"Los políticos de Occidente tratan de contrarrestar el rumbo de la historia pensando en términos del siglo pasado". Y es que las naciones "de los mil millones de habitantes de oro" siguen considerando a todos los demás países como sus colonias de segunda categoría.

Las élites gobernantes de Occidente "viven en un mundo ilusorio" y se niegan a ver los cambios globales.

Los cambios actuales en la economía y la política internacional son "fundamentales" y tienen un carácter implacable.

"Es un error creer que durante esos cambios fundamentales alguien trate de esperar que baje la marea, que todo vuelva a la normalidad, y que todo siga siendo como antes. Eso no ocurrirá. Sin embargo, parece que las élites gobernantes de algunos países occidentales viven en ese mundo ilusorio, no quieren notar cosas obvias, sino se aferran obstinadamente a la sombra del pasado".

El error principal de esas élites consiste en creer que "el dominio de Occidente en la política y la economía global" resultará eterno. "No hay nada eterno. Además, no solo niegan la realidad, sino intentan ignorar el curso de la historia, piensan en categorías del siglo pasado, están cautivos de sus propios conceptos erróneos".

En las últimas décadas surgieron nuevos centros económicos en el planeta, y "cada uno de ellos desarrolla sus propios sistemas políticos e instituciones públicas, implementa sus propios modelos de crecimiento económico y, por supuesto, tiene derecho a protegerlos, a garantizar la soberanía nacional". "Estamos hablando de procesos objetivos, de cambios verdaderamente revolucionarios, tectónicos en la geopolítica, la economía global, la esfera tecnológica, en todo el sistema de relaciones internacionales".

Los cambios son algo natural para la historia, ya que, con la diversidad de civilizaciones del planeta y la riqueza de las culturas, resulta difícil combinar ese patrimonio con ciertos patrones políticos, económicos y de otro tipo, impuestos.

"Los patrones que de manera burda y sin alternativa alguna se imponen desde un centro único, ya no funcionan. El fallo se encuentra en la idea misma, de que en el mundo existe una sola potencia (EEUU), aunque muy fuerte, con un círculo limitado de Estados cercanos, o, mejor dicho, avasallados por ella".

Las sanciones contra Rusia fueron tomadas irreflexivamente con el objetivo de aplastar la economía rusa de un plumazo, pero no funcionó. Lo que han logrado principalmente es que la reputación comercial y la credibilidad de las divisas de EEUU y la UE han sido socavadas.

"La guerra económica relámpago contra Rusia no tenía ninguna posibilidad de éxito desde el principio".

 

"La UE ha perdido definitivamente su soberanía política"

La Unión Europea perdió su soberanía política con unas élites burocráticas que siguen dictados ajenos, causando daño a su propia población. La actual cúpula de Bruselas no ha podido ocultar su avasallamiento foráneo, con toda esa narrativa de los supuestos costos admisibles de la "pseudounidad".

Los políticos europeos infligieron ya un duro golpe a su propia economía, empeorando los problemas económicos en sus países y encareciendo los precios de los alimentos, la electricidad y la gasolina. Las pérdidas directas de la UE relacionadas con "la fiebre de las sanciones" podrían superar los 400.000 millones de dólares.

"Entre las graves consecuencias a largo plazo de las sanciones figura el aumento de los gastos de las empresas europeas. La pérdida por ellos mismos del mercado ruso. El resultado aquí es obvio: la pérdida de la competitividad y una desaceleración sistémica en el crecimiento de la economía europea".

Los políticos europeos empeoran la situación económica de Europa "con sus propias manos". "Vemos cómo se han agravado los problemas sociales y económicos en Europa y Estados Unidos, cómo está aumentando el costo de los bienes, los alimentos, la electricidad y el combustible para automóviles".

"Es el precio de las decisiones divorciadas de la realidad y contrarias al sentido común. Estos costes corren directamente a cargo de la población y las empresas de la Unión Europea".

 

El ascenso del radicalismo político.

"Las elecciones en Europa (...) parecen una cortina de humo porque se suceden en el poder partidos políticos parecidos, como gemelos. Pero no cambia nada, los intereses ciudadanos y de las empresas nacionales son arrinconados al fondo, a la periferia. Este alejamiento de la realidad llevará inevitablemente al ascenso de las corrientes políticas radicales".

 

"Occidente aprovecha la operación rusa en Ucrania para excusar sus errores"

Para Occidente, la operación militar rusa en Ucrania se convirtió en una excusa para culparles a otros de sus propios problemas.

"Para ellos [países de Occidente] el inicio de nuestra operación militar especial en Donbáss se convirtió en un salvavidas que les permite culparles a otros de sus propios errores, en este caso, a Rusia".

Cuando en realidad, el brusco aumento de la inflación que experimentan los mercados de bienes y materias primas se debe a la "irresponsable política macroeconómica de los países del llamado Grupo de los Siete", que "incluía una emisión descontrolada de dinero y acumulación de deudas no garantizadas", que se activaron con el inicio de la pandemia del coronavirus de 2020. "El deterioro de la situación económica mundial no es, pues, un problema de los últimos meses".

Rusia estará abierta a la cooperación en igualdad de condiciones, "Lo primero es la apertura. Un Estado verdaderamente soberano siempre está decidido a tener una asociación igualitaria, para contribuir al desarrollo global".

Rusia cooperará con las empresas occidentales que continúan trabajando con éxito en el mercado ruso, y recordó que todos los que actualmente siguen colaborando con Rusia están bajo presión de Estados Unidos y Europa.

"A veces incluso se llega a las amenazas directas. Sin embargo, estos chantajes significan poco cuando se trata de países dirigidos por verdaderos líderes que entienden claramente dónde están los intereses de los demás y dónde los nacionales, los propios y los de su pueblo".

Rusia seguirá buscando el liderazgo en las esferas humanitarias, culturales y deportivas, y aseguró que nunca seguirá el camino del autoaislamiento.

 

Rusia no se opone a la posible adhesión de Ucrania a la Unión Europea 

Rusia no tiene nada en contra de la posible adhesión de Ucrania a la Unión Europea (UE) porque no es un bloque militar.

"Siempre hemos estado en contra de la utilización militar del territorio ucraniano, porque esto amenaza nuestra seguridad, esto es lo que rechazamos, pero en lo referente a la integración económica, por favor, por Dios, es su elección. Se trata de "una decisión soberana de cualquier país, de si se une o no a una asociación económica, y es un asunto de esta asociación económica si quiere recibir a nuevos Estados o no".

En el caso de que Ucrania ingrese en la UE, su economía requerirá de muchas subvenciones y donaciones, pero a pesar de la concesión a Ucrania de fondos occidentales para cubrir sus gastos corrientes, "es poco probable que esto ayude a restaurar la construcción perdida de aviones, buques, la industria electrónica y otras esferas de gran importancia, (...) porque los gigantes europeos no crearán competidores para sí mismos", y Ucrania se puede convertir en país colonizado.

 

Es erróneo considerar que la época de cambios turbulentos pasará y todo volverá a la normalidad, no lo hará" 

EE.UU. "al declararse vencedor de la Guerra Fría", pasó a considerarse "el mensajero de Diós en la Tierra", que además, "no tiene obligaciones, solo intereses, y esos intereses se proclaman como sagrados".

La realidad es que la época del "orden mundial unipolar" ha finalizado, pese a todos los intentos de "conservarlo por cualquier medio". "La diversidad de civilizaciones del planeta" y "la riqueza de culturas" son difíciles de combinar con "patrones únicos", ya sean políticos, económicos o de otro tipo"Aquí no funcionan los patrones de otros, que resultan groseros, sin alternativa, impuestos desde un solo centro".

Es "erróneo considerar que la época de cambios turbulentos" pasará y todo volverá a la normalidad, y será "como antes". "No lo hará". Sin embargo, " las élites gobernantes de algunos Estados occidentales" aún parecen conservar tales "ilusiones", sin querer darse cuenta de "cambios obvios".

"Por ejemplo, creen que el dominio de Occidente en la política y la economía globales es una magnitud incambiable y eterna. Nada es eterno", los líderes de los países occidentales continúan tomando al resto de Estados del mundo por "colonias", y a sus pueblos por "personas de segunda clase, porque ellos mismos se consideran excepcionales".

 

Pérdida de confianza en las monedas mundiales

"Los conceptos clave para los negocios, como la reputación comercial, la inviolabilidad de la propiedad y la confianza en las monedas mundiales", fueron socavados por Occidente, que se guía por sus "ambiciones e ilusiones geopolíticas obsoletas".

Los esfuerzos destinados a combatir la inflación provocarán que la economía de "las entidades imaginarias" se vea sustituida por la economía de "los valores y activos reales". "¿Para qué cambiar bienes por dólares y euros, que están perdiendo peso?".

Las reservas mundiales de divisas corresponden a 7,1 billones de dólares y 2,5 billones de euros, dinero cuyo valor disminuye "al ritmo de alrededor de un 8% anual", y que "en cualquier momento puede ser confiscado o robado si a EEUU no le gusta algo en la política de algún país".

 

El equilibrio de los mercados agrícolas mundiales

Rusia está dispuesta a contribuir en el equilibrio de los mercados agrícolas mundiales, y está abierto al diálogo sobre este tema con la ONU. "Uno de los ejes en el que se puede basar el debate puede ser la creación de condiciones normales –logísticas, financieras y de transporte– para aumentar las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes".

Rusia no impide el suministro de alimentos de Ucrania a los mercados mundiales. "No somos nosotros los que minamos los puertos del mar Negro de Ucrania". Es a Ucrania a la que corresponde desminar la zona y sacar sus mercancías con el compromiso de garantizar la seguridad del paso de tales buques civiles.

 

La operación militar en Ucrania

Desde 2014, "Occidente se negó fuertemente a cumplir con sus obligaciones de acuerdos anteriores", en su lugar durante ocho años se dedico a prepara a Kiev para la guerra, y resultó "simplemente imposible llegar a nuevos acuerdos".

Ante los "riesgos y amenazas crecientes", Rusia se vio obligada a tomar la decisión del operativo especial, que resultó "difícil", pero "necesario".

"Esta es la decisión de un país soberano, que tiene un derecho incondicional, basado, por cierto, en la Carta de la ONU, a defender su seguridad. Una decisión destinada a proteger a nuestros ciudadanos, residentes de las repúblicas populares de Donbass, que durante ocho años fueron objeto de genocidio por parte del régimen de Kiev y neonazis que recibieron la protección total y el silencio cómplice de Occidente".

 

El nuevo orden mundial

"La velocidad y la escala de los cambios en la economía global, las finanzas y las relaciones internacionales están aumentando", y cada vez más se hace visible el "rechazo a la globalización unipolar en favor de un modelo de crecimiento multipolar".

"La formación y el nacimiento de un nuevo orden mundial es un proceso difícil", que aportará "muchos desafíos, riesgos y factores", y que al día de hoy son impredecibles.

Sin embargo, "las reglas de su mantenimiento" serán impuestas por "Estados fuertes y soberanos", que "no se mueven a lo largo de la trayectoria ya esbozada por alguien". "Solo los Estados fuertes y soberanos pueden pronunciarse en este orden mundial que está naciendo de nuevo. O están condenados a seguir siendo o a convertirse en una colonia".

 

Putin anuncia los principios que guiarán el desarrollo de Rusia

La soberanía en el siglo XXI no puede ser parcial, por lo que para Rusia es importante no solo defender su soberanía política e identidad nacional, sino también "fortalecer todo lo que determina la independencia económica del país, su autosuficiencia e independencia financiera, humana y tecnológica".

Los desafíos actuales, como las sanciones impuestas por Occidente, "abren nuevas oportunidades" para Rusia, siendo los principios clave que guiarán el desarrollo del país y su economía a largo plazo:

Actitud abierta. "Los Estados verdaderamente soberanos siempre están dispuestos a colaborar en igualdad de condiciones. [...] Los débiles y dependientes, por regla general, se dedican a buscar enemigos y a sembrar la xenofobia, o finalmente pierden su identidad, su independencia, siguiendo ciegamente a un soberano". Moscú nunca tomará el camino del aislamiento y la autarquía, Rusia seguirá interactuando con las empresas occidentales que siguen operando con éxito en el mercado ruso. "Rusia tiene la intención de aumentar la cooperación científica, tecnológica, cultural humanitaria y deportiva sobre los principios de igualdad y respeto a los socios".

Confianza en las libertades empresariales. "Toda iniciativa privada destinada a beneficiar a Rusia debe recibir el máximo apoyo y espacio para su aplicación". Las administraciones públicas seguirán reduciendo la carga administrativa. Las inspecciones previstas en aquellas empresas rusas cuyas actividades "no impliquen riesgos de alto daño", serán reducidas.

Una política macroeconómica responsable y equilibrada. "Esta es la línea que permitió soportar la presión de las sanciones sin precedentes", Para Rusia "esta política es importante no solo para responder a los retos actuales, sino también a largo plazo". "Nuestro objetivo es garantizar un desarrollo económico sólido en los próximos años, reduciendo la carga inflacionaria sobre ciudadanos y empresas, alcanzando el objetivo de una tasa de inflación del 4 % a medio y largo plazo', detalló.

Justicia social. La reducción de la pobreza y la desigualdad siguen siendo indicadores clave de la actuación de las autoridades del país. "El futuro de Rusia son las familias con dos, tres y más hijos", manifestó, defendiendo que estas deben recibir un apoyo multilateral.

Desarrollo rápido de infraestructuras. Se pondrá en marcha un amplio programa de modernización de la vivienda y los servicios comunales. En este ámbito ya hay una infrainversión de 4,5 billones de rublos (80.700 millones de dólares).

Verdadera soberanía tecnológica. "Tenemos que construir todas las esferas de la vida sobre una base tecnológica cualitativamente nueva", reclamó el mandatario. Sin embargo, señaló que "la sustitución de importaciones no es una panacea, ni una solución radical". "Si nos limitamos a replicar a los demás, tratando de sustituir los productos extranjeros, aunque sean copias de la máxima calidad, nos encontraremos constantemente en una situación de retraso. Es necesario ir un paso por delante, crear nuestras propias tecnologías, bienes y servicios competitivos capaces de convertirse en nuevos estándares mundiales".

 

 

.